Martes, 20 Septiembre 2016
Más violencia contra sacerdotes. Van 14 asesinados en el sexenio

 

 


Guillermo Gazanini Espinoza

 

De nuevo el luto llegó a la Iglesia católica mexicana cuando la diócesis de Papantla y su pastor, Mons. José Trinidad Zapata Ortiz, expresaron su consternación y repudio por el artero crimen que privó de la vida a los presbíteros Alejo Nabor Jiménez Juárez, párroco en Poza Rica, Veracruz, ordenado el 7 de diciembre de 2003 y de José Alfredo Suárez de la Cruz, vicario parroquial y ordenado el 15 de diciembre de 2012.

 

 


 

A través de un comunicado difundido en el sitio de la diócesis de Papantla y en el perfil de Facebook, Mons. Zapata Ortiz lamentó “profundamente la perdida de estos

sacerdotes que primero fueron secuestrados y luego asesinados”. Y expresó: “Estamos muy consternados por esta noticia y en oración por su eterno descanso. Una vez más comprobamos que la violencia y la inseguridad se han enraizado en nuestra sociedad. Esperamos que las autoridades esclarezcan el crimen y que la perdida tan lamentable de estos hermanos nuestros sirva para que llegue la paz que tanto deseamos, así como vocaciones sacerdotales para seguir la misión evangelizadora de la Iglesia”.

 


De acuerdo con el Centro Católico Multimedial, dirigido por el paulino Omar Sotelo Aguilar, en los casi cuatro años de la presente administración han sido asesinados catorce sacerdotes en condiciones lamentables que reflejan el estado de violencia en México. El Departamento de Estado del gobierno de los Estados Unidos mostró interés y preocupación por los asesinatos de ministros de la Iglesia. Esto se vio reflejado en el Informe 2015 sobre Libertad Religiosa que anualmente emite la dependencia dirigida por el secretario John Kerry.

 


Según el Informe de la Secretaría de Estado, “el Centro Católico Multimedial reportó que sacerdotes y otros líderes religiosos, en algunas partes del país, continúan siendo blanco  de extorsiones, atentados, amenazas de muerte e intimidación de parte de grupos del crimen organizado. A finales del año (2014),  investigaciones se dirigieron a esclarecer las muertes de dos sacerdotes, el padre Erasto Pliego de Jesús del Estado de Puebla y de Francisco Javier Gutiérrez Díaz del Estado de Guanajuato. En junio, tres monjas sufrieron un asalto por parte de desconocidos en el Estado de Oaxaca…”

 


En contraste, el IV informe de gobierno del Presidente de la República del 1 de septiembre, concerniente al ramo de Gobernación, dependencia del Ejecutivo federal encargada de los asuntos en materia de libertad religiosa, culto y asociaciones religiosas, hizo énfasis de las “acciones para garantizar a los ciudadanos mexicanos el ejercicio de su libertad de creencia, como parte de la paz social”, relatando la serie de trámites administrativos y enunciando las reuniones con asociaciones religiosas para promover la legalidad y tolerancia guardando silencio de los crímenes perpetrados contra ministros de culto.

 


 

 

A las condolencias se unió el Arzobispo Primado de México, el Cardenal Norberto Rivera Carrera, quien lamentó la pérdida de los ministros. La Conferencia del Episcopado Mexicano, en un comunicado firmado por el Presidente, Cardenal Francisco Robles Ortega y el secretario general, Mons. Alfonso Miranda Guardiola, señaló que el asesinato de los dos presbíteros de la diócesis veracruzana nos sitúa en “momentos de dolor, impotencia y tragedia provocada por la violencia, elevamos nuestra plegaria al cielo por el eterno descanso de estos hermanos nuestros, e imploramos al Señor la conversión de sus agresores; de la autoridad esperamos el esclarecimiento de los hechos y la aplicación de la justicia contra los responsables”.

 


El Estado de Veracruz es una de las entidades más convulsionadas por la violencia. La incertidumbre en la que se encuentra sumida la entidad es provocada por el errático gobierno señalado por tolerar el crecimiento del crimen durante los últimos años. Poza Rica, ciudad del norte de la entidad, sufre una oleada de secuestros, desapariciones y asesinatos que han obligado a los pobladores a dejar la localidad a pesar de los operativos de la Fuerza Civil y de las autoridades militares enviadas para garantizar la seguridad pública.

 


La diócesis de Papantla fue creada el 24 de noviembre de 1922 durante el pontificado del Papa Pío XI. A la fecha ha tenido VIII obispos, el último, Mons. José Trinidad Zapata Ortiz (1959) designado por el Papa Francisco en marzo de 2014 sucediendo al actual Arzobispo Mons. Jorge C. Patrón Wong invitado por el Santo Padre para ocupar el cargo de Secretario de la Congregación del Clero para los Seminarios en Roma.

Dejar comentario

(*)Campos requeridos.