Miércoles, 07 Septiembre 2016
Meade, una bocanada de aire para el peñismo.

 

Por: Guillermo Gazanini

En agosto de 2015, Meade Kuribreña llegó a SEDESOL. Justo antes de la presentación del Presupuesto 2015 ante la novísima LXIII Legislatura. En ese momento, la estructura de los programas de desarrollo social sufrieron modificaciones sustanciales y por "fusión" se pretendió fortalecer al programa estrella, PROSPERA y la Cruzada contra el Hambre. El resultado fueron recortes drásticos que, literalmente, pusieron a sedesol contra las cuerdas, además del traslado de estructuras de la Secretaría de Economía a SEDESOL que implicaron el uso de más recursos que pronto se agotaron. Con esas limitaciones, Meade actuó y tuvo un papel destacado particularmente en el blindaje electoral de los programas de la Secretaría. De regreso a Hacienda, volverá a la cartera que, con Calderón, enfrentó una tremenda crisis. Y la clave fue la estabilidad, crecimiento y generación de empleos. Pero recuérdese, Meade llegó al final del sexenio de Calderón, después de Carstens y Cordero. En plena crisis del Peñanietismo, se espera un refuerzo y bocanada de aire por la creatividad de Meade en las finanzas y recortes para afrontar la inestabilidad interna por los embates externos, fortalecería su imagen que lo proyectaría a la presidencia. Mañana 8 de septiembre se cumple el plazo para que el secretario de Hacienda presente el paquete económico ante el Congreso.

Dejar comentario

(*)Campos requeridos.