Lunes, 03 Septiembre 2012
Septiembre, mes de la Biblia
P. Salvador Martínez

¿A quién se le ocurrió la idea?

El mes de septiembre como el mes dedicado a la Biblia es una tradición que se abre paso en diferentes países, sobre todo en América Latina. El tema ya fue abordado en el Sínodo de los obispos sobre la Sagrada Escritura en la vida de la Iglesia el año 2008.


¿Por qué es en septiembre?

Así como existe el mes de octubre dedicado al Rosario también se pretende que el mes en que se celebra la fiesta de San Jerónimo patrono de los estudiosos de las Sagradas Escrituras sea dedicado a la Biblia. San Jerónimo nació el 342 d.C. Fue un retórico erudito en la literatura greco romana y hacia finales del siglo cuarto inició su esfuerzo de traducción de la Biblia a partir de las lenguas originales. Teniendo algunas dificultades en la Ciudad Eterna se trasladó los últimos 35 años de su vida a una gruta en Belén. Junto con él fueron un buen grupo de hombres y mujeres quienes lo apoyaron en su forma de pensar y su magno proyecto de traducción de la Biblia. El resultado de su esfuerzo cristalizó en la traducción latina mejor lograda que se convirtió en la versión litúrgica de nuestra Iglesia católica.


¿Cuál es la importancia de la Biblia en la evangelización?

La Iglesia nunca ha menospreciado el uso de la Biblia o su papel en la evangelización. Pero es cierto que a partir del Concilia Vaticano II, en torno a los años sesentas del siglo pasado, se alentó fuertemente el uso de la Biblia por parte de todos los cristianos. La lectura de la Biblia no es una parte de la evangelización, es el alma de la evangelización y debe estar animando todo el proceso de la vida cristiana desde su inicio en el primer anuncio hasta la vida adulta de fe.


¿Cómo aprovecharlo mejor?

Hablar de un mes dedicado a la Biblia alcanzará su mejor aprovechamiento cuando sea el trampolín de la vida cristiana durante todo el año. No puede reducirse a una serie de actividades especiales que se olvidan tan pronto como se inicia el mes del Rosario. Si a partir de este mes de septiembre una familia inicia a dedicarle a la Palabra de Dios cinco o diez minutos diarios, muchas cosas en su vida crecerán y mejorarán.

 

Fuente: Siame

Dejar comentario

(*)Campos requeridos.